martes, 15 de marzo de 2011

"Non serviam", manifiesto creacionista de V. Huidobro (1914)



A continuación, os adjunto el texto al que se refiere este post y que en las líneas siguientes procederé a analizar paso a paso para entender los principios e intenciones del creacionismo, uno de los "ismos" más importantes de las vanguardias.
Aquí tenéis el texto completo:

"Se produce el despertar del poeta ante la realidad, que habitaba en la poesía, cubriéndolo todo de "preciosos sueños y delicadas pesadillas". Así ha sido la literatura, la poesía, hasta este momento en que el poeta, el creador, cobra conciencia y anuncia a la Natura (la realidad a la que siempre se ha sometido el hombre y sus creaciones) la gran frase: "No te serviré".
El eco que se produce nos muestra que otras personas han tomado conciencia de la situación. De ahí que la Natura se rebele contra esta especie de revolución (que no es más que una alegoría del creacionismo, del romper con la tradición, un rasgo típico de las vanguardias).
Con humor e ironía, el poeta, como si de un personaje de cuento se tratase, se quita el sombrero y despacha a la Natura, la realidad, llamándola "viejecita encantadora". En cierto modo, como algunos tratan a las abuelas cuando se ponen pesaditas.
"Era el resultado de toda una evolución, la suma de múltiples experiencias". En efecto, los poetas, las nuevas formas literarias, los creadores reclaman su poder de hacer algo nuevo y realmente original, hartos de haber aguantando e imitado tanto tiempo la realidad. Así, el autor nos explica: "independencia frente a la Naturaleza".
"El poeta dice a sus hermanos: «Hasta ahora no hemos hecho otra cosa que imitar al mundo en sus aspectos, no hemos creado nada. ¿Qué ha salido de nosotros que no estuviera antes parado ante nosotros, rodeando nuestros ojos, desafiando nuestros pies o nuestras manos?. Esta parte no requiere más explicación pues es bastante clara: he aquí los principios del creacionismo.
En las siguientes líneas, el autor expresa la idea del poeta como amo de la Naturaleza. Tendrá que tomar cosas de ella necesariamente pero las modificará, podrá cambiarlas y nadie podrá juzgar su obra como imperfecta: simplemente, serán cosas nuevas y distintas.
Antes de acabar despidiéndose de la Natura y comenzar una nueva era, el autor reconoce que todas las vanguardias, incluyendo el creacionismo, no podrán evitar la influencia y las enseñanzas que les ha dado (es decir, se guarda cierto respeto a la tradición real y literaria). Pero, al igual que un joven se marcha de casa y se independiza de su familia, el poeta abre las puertas de un nuevo horizonte en el podrá crear lo que quiera a su gusto."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada